Cómo salvar un celular mojado en 5 pasos

Cómo salvar un celular mojado en 5 pasos

Si en un descuido tu teléfono móvil cayó bajo el chorro de agua, o en un charco, es probable que pienses que no hay salvación y que tendrás que comprar un aparato nuevo.

Actualmente ya existen algunos modelos que tienen una mayor resistencia al agua, pero de no contar con un modelo como esos, puedes tender a pensar lo peor.

No te preocupes, aquí te enseñaremos cómo salvarlo en pocos pasos.

Primero debes saber que si la batería hizo un corto circuito al mojarse, será imposible salvarlo. Pero a no ser que seas un experto en tecnología y puedas saberlo a simple vista, más valdrá intentar estos pasos para salvar tu teléfono.

 

 

  1. Quita la batería

No empieces revisando si aún prende la pantalla, comienza por abrir el equipo y retirar la batería. Tu teléfono es un dispositivo electrónico, es decir que funciona con electricidad. Si intentas prenderlo o hacerlo funcionar sin haberle retirado la pila primero, podrás provocar que el agua en su interior haga corto circuito y deje tu móvil completamente inservible.

 

  1. Revisa el sensor de daño de agua

Para hacer efectivas las garantías de los teléfonos celulares, las compañías colocaron un sensor que les permitiera saber cuándo un móvil había sufrido daños por agua y si aún era posible repararlos o debían cubrir la garantía del cliente.

Este sensor suele ser un punto, rectángulo, o cuadrado blanco ubicado cerca de la batería. Si tu teléfono nunca se ha mojado, el sensor debe verse blanco. Si se acaba de mojar pero el sensor se ve blanco, aún hay posibilidades de salvarlo. Si el sensor se ve rojo, es muy probable que haya sufrido un corto circuito y debas reemplazar ese equipo.

Si en cambio, el sensor de agua se ve blanco después de haberse mojado, pero tu teléfono no funciona correctamente, debes intentar hacer válida la garantía.

 

  1. Celular en el mar

Si en un viaje a la playa tu teléfono decidió acompañarte a conocer el mar, es probable que el agua salada haya llegado a sus interiores.

La sal puede ser peligrosa en el interior de tu teléfono pues los granos más pequeños pueden introducirse entre los conductores y dañarlo de por vida.

Si después de retirar la batería de tu teléfono observas pequeños granos de sal, lo mejor es enjuagarlo con un poco de agua dulce.

El agua dulce eliminará en su mayoría los restos de sal, pero cuida de no dejar que se moje demasiado para evitar un desastre mayor.

  1. Seca el celular

Suele ser lo primero que te recomienda todo el mundo, pero más vale quitar la batería en primer lugar y luego secar todas sus partes minuciosamente.

Puedes hacerlo con un trapo seco y absorbente para que retire todo el exceso de humedad que haya en el interior.

 

  1. Mete el celular en arroz seco

Si sólo habías escuchado este paso como un mito, aquí te confirmamos que es cierto. El arroz absorbe la humedad como si fueran pequeñas esponjas, así que si tu teléfono se ha mojado, después de seguir estos pasos te recomendamos que dejes el aparato abierto y metas cada una de sus partes a un molde con arroz durante 24 horas.

 

Si una vez que has seguido estos 5 sencillos pasos, tu celular no funciona al intentar prenderlo, es probable que haya hecho corto antes de retirar la batería y sea hora de conseguir un aparato nuevo.

1
6 Tutoriales interesantes para Photoshop
Cómo eliminar archivos temporales de tu computador...