Cómo construir un huerto casero en un espacio pequeño

Cómo construir un huerto casero en un espacio pequeño

Dada la condición del mundo, es importante que retomemos la costumbre de aprender a cultivar nuestras propias verduras y hortalizas, y qué mejor que aprender a hacerlo en nuestro propio huerto casero.

No es necesario que sea un espacio muy grande ya que no todos disponemos de casas con jardín, por lo que aquí te diremos cómo crear tu huerto en un espacio pequeño y cultivarlo de la manera correcta, pues cada planta tiene sus necesidades que debes conocer antes de desperdiciar tiempo y dinero.

De igual forma, recuerda que incluso una pequeña planta puede hacer la diferencia en tu economía, así que puedes empezar con un pequeño cultivo para que sepas el procedimiento necesario e irte expandiendo poco a poco hasta desarrollar un huerto sustentable que apoye a tu alimentación diaria.

Cómo crear un huerto en un espacio pequeño

Elige el espacio

Si no tienes idea de dónde comenzar tu huerto, te dejamos algunas consideraciones a tomar en cuenta antes de empezar:

•    Elige un lugar soleado que cuente con luz natural durante la mayor parte del día. No es necesario que sea luz directa, pero sí que sea una cantidad suficiente para alimentar las plantas que cultives. También toma en cuenta que no todas las plantas deben recibir luz directa y prefieren la sombra, así que es mejor realizar un esquema adecuado para todos tus cultivos antes de comenzar con la siembra.

•    Coloca tu huerto cerca de una toma de agua para evitar complicaciones a la hora de regar tus plantas.

•    Procura que el huerto tenga un buen sistema de drenaje, es decir, que si decides colocar tu huerto en una maceta de buen tamaño, asegúrate de que el agua sobrante pueda ser canalizada hacia un desagüe o una salida de agua; o en su defecto: recoge el agua con bandejas colocadas debajo.

•    De igual forma, recuerda que el espacio donde esté colocado el huerto se ensuciará con facilidad, así que lo mejor será tener un espacio delimitado para ello.

•    Si es un espacio en tu jardín, procura delimitarlo de manera segura, en especial si cuentas con mascotas en casa pues podría ser perjudicial para tus animales de compañía y para tus cultivos.

Materiales para construir un huerto casero

Es difícil conseguir macetas lo suficientemente grandes que sean apropiadas para construir un huerto de buen tamaño, por lo que puedes utilizar otros materiales para construir el soporte básico del huerto.

La ventaja de los huertos caseros es que pueden ser construidos tanto de manera horizontal como vertical.

Los huertos horizontales se caracterizan por tener macetas colocadas una al lado de la otra, igual que como se realiza con las flores o las plantas ornamentales.

Los huertos verticales se construyen en pisos, así que si dispones de muy poco espacio, este huerto es el ideal para ti pues puede ser empotrado a la pared o colgado en niveles.

Primero toma las medidas del espacio que tenga las características antes mencionadas. Una vez medido ese espacio puedes utilizar algunos materiales reciclados como:

•    Botellas de plástico vacías
•    Cajoneras o armarios viejos (recuerda forrarlos con plástico antes de introducir la tierra)
•    Huacales de madera (procura forrarlos para que la tierra no se escape por los huecos)
•    Macetas o faroles colgantes
•    Llantas

O lo que tú creas que pueda ayudar al correcto crecimiento de tus cultivos.

Tierra y semillas ideales para un huerto casero

Es ideal que elijas una tierra de las utilizadas en un campo labrado. Es común que la tierra de las tiendas contenga niveles altos de arena o arcilla, por lo que es recomendable mezclarla con sustrato para plantas o con abono para hacerla más saludable, o añadir un poco de cal si el terreno es muy ácido y deseas sembrar legumbres.

Para acondicionar la tierra debes retirar malezas y piedras y alisar con un azadón y un rastrillo. Procura marcar los espacios asignados para cada planta con un azadón picando 15 cm. De suelo hasta que la tierra se sienta suelta y aireada en terrones pequeños.

Si no sabes por dónde empezar para plantar tu huerto casero, elige alguna de estas opciones ideales para la época de Otoño-Invierno:

Ajos: pueden plantarse entre octubre y enero en una zona cálida, o de enero a marzo si los últimos meses del año son más fríos. Para plantarlos es necesario colocar los dientes de ajo con la punta asomando por la tierra y hacia arriba. Si plantas varios dientes, debe haber una distancia de 10 centímetros entre cada uno.

Berenjenas: es recomendable plantarlas entre febrero y marzo pues son plantas muy sensibles al frío. Entre cada planta debe haber un margen de 40 a 50 centímetros y no es conveniente mezclarlas en la misma maceta con otras plantas.

Acelgas: si vives en una zona de clima templado, las acelgas pueden ser plantadas durante todo el año; y si vives en una zona fría, será mejor hacerlo a finales del invierno. Coloca dos o tres semillas directamente en la tierra y cuando hayan crecido 10 cm hay que quitar aquellas que no hayan crecido.

Y si quieres un alimento ideal para la época de Primavera-Verano puedes enfocarte en el cultivo del nopal ya que son plantas que requieren de un ambiente muy cálido y macetas muy hondas:

•    Puedes conseguir pencas listas para ser plantadas en tiendas de autoservicio, jardinería, o viveros a un costo bajo
•    Si lo cultivarás en maceta, requerirá de mayor riego y abono que si lo cultivas en tierra abierta
•    Si cultivas las pencas directamente en la composta, corres el riesgo de que se enraíce y se convierta en una planta
•    Si quieres evitar las malas hierbas, realiza un acolchado en la tierra con hojas secas
•    Si se acaba de cortar una penca, es recomendable dejarla reposar de 8 a 10 días para que cicatricen hasta que se forme un callo debajo de la misma
•    Entierra sólo un tercio o la mitad de la penca


•    Evita plantarlas en un terreno donde se estanque el agua pues puede provocar que se pudran. Una forma de evitar esto es rellenar el fondo de la maceta con piedras para permitir el drenaje del agua y mantenerlo debidamente hidratado si se vive en un clima seco
•    El nopal es una planta muy variada que puede generar tunas (a partir de los frutos), nopalitos (verdura), e incluso servir para reforestación u ornamentación, por lo que es importante elegir la especie adecuada y cultivarla con los debidos cuidados.
•    Recuerda utilizar guantes durante cualquier contacto que tengas con cualquier forma del nopal ya que suelen tener muchas espinas.

Estas son algunas de las recomendaciones básicas para mantener un huerto sano en la comodidad de tu hogar, recuerda consultar a especialistas si tienes plantas que requieran de altos cuidados y dejar una correcta separación entre cada una para que todas reciban el suficiente sol y la suficiente oxigenación que necesitan.

¿Qué otras plantas te gustaría tener en tu huerto casero?

2
iPhone 7, el más completo hasta ahora
¿Qué es la Lenovo Yoga Book? Una laptop, una table...