Cómo ser un influencer?

INFLUENCER

La comunidad online actual ha tenido que lidiar con muchos cambios, uno de ellos son los inluencers o influenciadores, surgidos a traves de las diferentes redes sociales; pueden ser de distintas partes partes del mundo, incluso los hay negativos y positivos.

Pero lo que si es cierto, es que esto se ha convertido en una tendencia no solo en cuanto comunicación y publicidad, sino también en lo relacionado a los nuevos oficios y profesiones ya que se puede vivir de ello y los beneficios que atraen siempre son muy valiosos e interesantes.

Por este motivo aquí te diremos algunos pasos que debes seguir para convertirte en un influenciador, pero antes antes que nada debes tener en cuenta que hay distintos tipos divididos por nichos de mercado, a}los cuales te explicaremos a continuación.

Define que tipo de influencer vas a ser

No todos los influencers son iguales. Identificar sus diferencias, motivaciones y formas de actuar es el primer paso para poder implantar estrategias eficaces de marketing y comunicación.

El healthy: a mayor conciencia social sobre la importancia no solo de llevar una buena alimentación o realizar ejercicio físico, sino también de mantener un estilo de vida beneficioso en todos los ámbitos, ha dado lugar a este tipo de influencers.

El colaborativo:  El entretenimiento o la comedia ya no son cosa de una sola persona. Cada vez es más frecuente ver a los youtubers juntarse para colaborar en la creación de nuevos vídeos y aglutinar seguidores en torno a sus canales

El estiloso:  estas personalidades se han convertido en iconos de la moda añadiendo su personalidad y estilo propios más allá de las marcas

El gamer:  los videojuegos aglutinan a un público muy característico y, sobre todo, muy fiel

El Cocinero:  la gastronomía y la cocina ha adquirido una nueva percepción acercando el placer culinario al público más joven

El aventurero: los influencers que se agrupan en esta categoría, como Jackson Harries, convierten sus andanzas por el mundo en auténticas historias y narrativas que han enganchado a 1,8 millones de usuarios durante 3 años. Un diario de viaje y de experiencias que Marriott o Skype han querido aprovechar.

Pasos para ser el influencer numero 1

Primero que nada, debes convertirte en una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, y por su presencia e influencia en redes sociales puedes llegar a convertirte en un prescriptor interesante para una marca. A continuación se te presentan algunos pasos que puedes tomar en consideración para lograr tus objetivos:

1. Compra followers:

No tengas escrúpulos, un influencer con escrúpulos no es nada. Ahora no hay tiempo de pensar en estrategias de crecimiento orgánico, necesitas algo mucho más rápido. Con tus 200 followers no llegas a ninguna parte, así que lo mejor es que entres a cualquier página de compra de followers y te hagas con un buen pack. 1.000 no son suficientes, empecemos fuerte: 25.000. Depende de la web donde los consigas el precio de este pack puede variar entre 150 y 350 dólares, aunque no puedo garantizar su fiabilidad. Pero sí garantizo que si cumples el punto 2, habrá quien empiece a visitar tu perfil para ver quién eres, y se creerá que hay 25.200 personas que quieren escuchar lo que les dices.

Menciona a absolutamente todas las marcas:

De coches, de teléfonos móviles, de electrodomésticos, de bebidas alcohólicas. De lo que sea. Necesitas visibilidad, así que tendrás que ser expeditivo con esto. Que no te importe que tu timeline se acabe pareciendo al mono de un piloto de Fórmula 1. Puedes empezar a calentar músculo con algo usual:

Enamorado de mi nuevo @HTC_es One.

Así das a entender que eres alguien importante, que tus 25.200 followers pueden impactarse por tus opiniones, y que no eres necesariamente amable con cualquiera. Luego puedes pasar a la acción:

Qué maravilla de sandwich de @RodillaSandwich,

no comía uno tan rico desde aquel viaje a London con @Iberia.

Puedes ser amable, pero no en exceso. Puedes ser crítico, pero con moderación. Lo importante es que sepan que estás abierto a hablar bien o mal de ellos a cambio de favores. Pero siempre mencionando a las marcas, más de las que crees se doblegarán ante ti y tus muchos followers.

Que tu bio no delate tu realidad:

Para empezar, con tu ubicación. Ser de Alpedrete, Castillejo de Iniesta o Lepe está bien, pero si lo que quieres es triunfar, obligatorio sustituirlo por la capital de provincia. Si el resultado tampoco queda del todo convincente, siempre puedes añadir Madrid, como si vivieras a caballo entre esas dos ciudades. Por ejemplo, "Murcia / Madrid".

Y luego ya rizar el rizo con tres ciudades, como "Murcia / Madrid / Barcelona" y demostrar que eres más cosmopolita que nadie. Darás a entender que eres bien cool y te mantienes en tu tierra, pese a que tu apretada agenda de influencer te obligue a visitar la capital o incluso más ciudades con frecuencia.

Sobre todo para eventos, pero también para tus "proyectos y emprendimientos", aunque de esto último tengas más bien poco. Pero nadie lo sabe, y con la verdad por delante no se llega a influencer.

Luego está la bio en sí misma. Di que eres fotógrafo. Aunque sea mentira, siempre luce bien. Di que eres emprendedor, aunque no tengas iniciativa ni para ir a lavar el coche. Cosas como "SEO / SEM / Marketing Online / Community Manager" son un must en la bio del buen vendehumos influencer. Y si no tienes mucho más que poner, siempre puedes autodenominarte "Conferenciante". Que no te impacte la nula relación entre término y realidad, lo resolveremos en el punto 6.

Conviértete en un sueltafrases:

No te llevará más de 20 minutos por la mañana buscar una web genérica llena de citas y frases motivacionales, copiar unas diez, pongamos, y programarlas a lo largo del día con herramientas como Hootsuite o Buffer.

Luego sólo has de esperar sentado a que lleguen los retuits, mientras piensas cómo exprimir a la primera marca a la que se le haya ocurrido hacerte caso (pobre de ella, venturoso de ti).

Pro tip: da los buenos días y las buenas noches. Como influencer, tu Twitter ganará un valor añadido importantísimo.

Cómprate un buen vestuario de gala

El traje que tienes en el armario no vale. Si te faltan ideas puedes consultar la guía para emular el "total gray look" de Guardiola. Que tu atuendo hable por sí sólo de tu gran relevancia digital. Lo necesitarás en los muchos eventos a los que asistirás a partir de ahora, el teletrabajo ya no vale. Han de verte en persona, bien elegante.

Comer cupcakes mientras tuiteas con un hashtag corporativo es muy diferente si se hace con un esmoquin que con unos vulgares vaqueros y una sudadera. Y el influencer es elegante por definición. Sin un buen look, te falta algo importante y estarás muy limitado. Como si fueras a Ikea en metro.

Hazte conferenciante:

Una afirmación así puede chocar demasiado, quizás pienses que te será fácil comprar un esmoquin o followers, pero que ser conferenciante es algo muy lejano. Realmente no lo es. De hecho, serás conferenciante universitario.

El cómo es muy sencillo: las universidades alquilan sus salones de actos para, valga la redundancia, actos. Tú mismo puedes alquilarlos por una tarde por un precio de entre 100 y 300 euros, según universidad y tipo de espacio.

Luego sólo has de invitar a la familia y a los amigos, y presentar una charla vacía propia de 2009 sobre el estado de internet según tú. Tirado de precio, comparado con lo bien que lucirá en tu Twitter y LinkedIn que eres "conferenciante universitario". No era tan difícil conseguirlo. Si te entran dudas sobre la moralidad de esto, recuerda la mítica aclaración de Lionel Hutz sobre "la verdad":

A vivir del cuento:

Llegados a este punto, ya deberías tener al menos 26.000 followers, dos marcas (o tres) que te hagan caso, un esmoquin con olor a gin-tonic y empanadillas, y un LinkedIn absolutamente envidiable en el que dejes caer como si tal cosa que eres conferenciante universitario. Además, haberte convertido en un sueltafrases te dará solera para poder escapar de cualquier conversación incómoda ("¿y tú, a quién impartes esas conferencias...?") en uno de los muchos eventos a los que tu duro trabajo te hará asistir (recuerda: Murcia / Madrid / Barcelona).

En los primeros eventos a los que acudas acusarás tu falta de experiencia, pero sólo tienes que hacerte con una copa, apoyar el codo en una barra alta, y poner cara de interesante. No mires el móvil, eso es de forever alones. Simplemente evalúa el ambiente con la mirada de quien se sabe superior a los demás.

Notarás que empiezas a cabalgar sobre la ola de una fama exagerada cuando la gente se acerque a saludarte. Tu puesta en solfa habrá sido un éxito. Enhorabuena, eres uno más. Te pasarás los días de evento en evento. Ya eres un influencer.

Datos elementales para ser un influencer

Hashtags. Sí, ya hemos comentado que hay que usar la etiqueta que se requiera: si se está hablando de comida #instafood o #pornfood; si se está subiendo la imagen de tu bulldog francés #instadog #frechielover; si se está en una ciudad, etiquetarla… Pero también está muy bien estar atento a los trending topic o se puede crear un hashtag adrede para crear nuestra marca personal.

Imágenes de calidad. Es obvio, pero las fotografías bellas tienen más likes que otras que se han tomado al tuntún porque había que subir una sí o sí. Mejor calidad que cantidad. Está claro que hay que ser inmediato y no perder la actualidad que ofrece una instantánea en un determinado momento, pero la imagen debe ser buena, así de claro.

Cuidar los detalles. Si se quiere mostrar algo, ya sea un desayuno, un producto o la decoración de una casa, los detalles deben estar medidos. Muchos hablan de postureo, pero lo cierto es que no es lo mismo una imagen de un vestido encima de la cama, así sin más, que colocarlo sobre una colcha bonita, con un bolso, unos zapatos y un perfume bien dispuestos.

No abusar de las frases hechas. Hay cuentas de Instagram en las que el 80% de las imágenes son frases. A la gente ya le aburre el síndrome Paolo Coelho. En cambio, se pueden emplear para describir un paisaje, una calle o un horizonte de mar.

Momentos especiales. Un abrazo, un brindis, una sonrisa, una mirada. Este tipo de micromomentos esconden una historia especial detrás que hace que la gente quiera seguirla.

Sé natural. Como la vida misma. No abuses de selfies; puedes mostrar una foto espontánea de tu perfil o una sonrisa robada.

En cuales redes puedo ser influencer?

Como sabras, existen miles de redes sociales en la internet, pero las mas comunes son facebook, twitter, youtube e instagram, y los mejores ejemplos de influencers los podemos ver en los youtubers, personas normales y corrientes que se han hecho un hueco en el mundo de la fama gracias a una cámara de vídeo y a mucho ingenio.

Claro, cuando llega una compañía con una gran inversión en su departamento de marketing y ve que una persona como un youtuber tiene millones de subscriptores y de visitas en sus vídeos, encuentra una fuente potencial de influencia para poder dar a conocer su marca y obtener beneficio. Y es que, de este modo, tanto marcas como influencers se lucran con este sistema siendo el público y los usuarios el motor de todo este sistema.

Por otra parte, está el Instagram, la red social de los influencers por excelencia. Las imágenes que se suben, acompañadas de los hashtag pertinentes y de unas fotos originales, han hecho que las personas más influyentes no hayan dudado un instante en estar ahí. Pasa igual que en Snapchat, se trata de plataformas en las que se puede comunicar sólo con la imagen, el lenguaje que triunfa en Internet.

0
¿Cómo convertirme en Youtuber?
¿Cómo convertirte en Community manager o asesor de...