¿Por qué es mejor usar un taxi que un Uber?

¿Por qué es mejor usar un taxi que un Uber?

En los últimos años se ha desarrollado un servicio de taxis por aplicación de teléfono conocida como Uber, si bien existen muchos servicios similares, Uber es el de más renombre hasta el momento.

Este servicio puede ser contratado desde una aplicación por medio de un teléfono celular con acceso a internet. Una vez que se tenga una cuenta en este servicio (la cual se abre otorgando datos como correo electrónico, teléfono celular, y número de tarjeta para efectuar los pagos), se contrata un servicio para recoger a la persona en la localización que marcan sus mapas, y llevarle al destino que indicó previamente.

Todos los conductores se basan en un sistema de GPS para elegir la ruta que los llevará al destino, y reciben su pago desde la aplicación, evitando a los pasajeros tener que cargar con dinero suficiente para realizar el viaje.

A pesar de que estas son grandes ventajas que no ofrecen los servicios comunes de taxis de la calle, Uber se ha visto envuelto en escándalos recientes que podrían destronarlo como la opción ideal para sustituir el servicio común.

¿Ubers más seguros?

En un principio, resultaba atractivo para muchas personas poder contar con los datos personales de un taxista. Tanto en caso de que olvidara algo en el coche y necesitara recuperarlo, como para poder denunciarlo en caso de manejar o de actuar impropiamente. Sin embargo, en los últimos años ha habido muchos casos en Londres y en las principales ciudades de Estados Unidos, donde los conductores de Uber cometen agresiones contra sus pasajeros.

Desde un taxista londinense que golpeó a su pasajera sólo por ser de piel negra, hasta un conductor que asesinó a 6 personas en Michigan, existen muchas historias escalofriantes respecto a los conductores de esta nueva modalidad.

Es cierto que los Uber suelen ser más baratos en viajes largos, especialmente en la noche, cuando muchos de los taxistas de la calle realizan viajes únicamente bajo tarifas altas y sin taxímetro. Sin embargo, ¿ahorrarse un poco de dinero realmente vale la pena si se arriesga la propia vida?

No únicamente es una situación de quién maneja peor o mejor, o quién suele tener más accidentes de tránsito (y si estos cuentan con un seguro que cubra todos los daños sufridos o no), el problema ha llegado a conductores que han agredido, asaltado, y hasta violado a pasajeros. Esto sucede porque Uber, como compañía, no contrata directamente a los empleados. Simplemente pide que cuenten con una licencia válida y un coche propio para hacerlo, sin pedir mayor registro de sus antecedentes penales o tomarse la molestia de realizar exámenes psiquiátricos para saber si están capacitados para el trabajo.

Al ser conductores “independientes” pueden cometer muchos agravios sin que sean juzgados por ello, o sin que las autoridades sean notificadas.

Es cierto que al término de cada viaje es posible calificar al conductor y colocar cualquier comentario al respecto sobre su conducta, pero de encontrarse con un asesino, no será posible que muchos de sus pasajeros lleguen a su destino.

Aunque no existe una lista demostrando que los conductores de Uber sean más agresivos o peligrosos que los taxistas de calle, este año se han registrado más agresiones en los primeros, que en aquellas unidades tomadas en la calle.

Si bien no es necesario arriesgarse a subirse a cualquier unidad que pase por la calle, existen otras compañías como Montebello Taxi que proporcionan incluso el número de registro del taxi para denunciar cualquier eventualidad, o bien, algunas otras que se encuentran en constante comunicación con supervisores por medio de radio.

Agresiones cometidas

Únicamente en 2015, existe registro de que se cometieron 13 acosos sexuales y una violación por parte de conductores de Uber, 6 en el servicio de Lyft, y 5 en los taxis de calle.

El sitio “Who’s driving you?” contiene estadísticas y reportes de accidentes sucedidos en taxis Uber, pues buscan que servicios como éste sean regulados por el gobierno para evitar más agravios similares. Al regular estos servicios, los conductores deberán ingresar sus huellas dactilares al sistema antes de ser contratados, pues este dato podrá informar si se trata de una persona con antecedentes criminales.

Entre las ofensas cometidas por estos conductores se encuentran:

•    Asesinatos u homicidio imprudencial (por accidente de tránsito)
•    Atropellamientos
•    Golpes u ofensas verbales
•    Acoso sexual
•    Secuestros
•    Delitos
•    Conductores falsos
•    Conductores en estado de ebriedad

Si bien cualquier persona se encuentra expuesta a sufrir un agravio de este tipo por cualquier conductor de transporte público, lo mejor es asegurarse de tener los datos del conductor de la unidad, así como de proporcionar el tipo de vehículo y el número de placa a algún ser querido para notificar que se está realizando un viaje como pasajero de esa persona en caso de cualquier eventualidad.

1
Conoce la nueva consola portátil Nintendo Switch
Cómo hacerte un contouring profesional